Nieves Álvarez: La importancia de seguir aprendiendo cada día

Nieves Álvarez: La importancia de seguir aprendiendo cada día

Nieves Álvarez es una de las personas que no hay que introducir a nadie. Modelo y presentadora, que comenzó su carrera en los años 90. Desfiló, entre otros, para Yves Saint Laurent, Dior, Hermes. Todos los momentos duros le formaron como persona y permitieron llegar dónde está ahora. Una mujer fuerte, luchadora e inspiradora que tras años sigue siendo un ejemplo a seguir para muchas de nosotras.

En el primer capítulo de nuestro podcast “Beauty is not a drama” cuenta que se siente orgullosa del cariño que recibe por parte de la gente. Está consciente de que los espectadores cada día son más exigentes y por las redes sociales, saben más de la vida privada de los famosos. Por eso siempre quiere ser una persona real, delante y detrás de las cámaras. Nieves reconoce el cambio que ha ocurrido en el mundo de moda, dice que ahora parece como si hubiera perdido un poco la magia. ¿Porqué? Comenta que ahora todo es mucho más accesible, los periodistas puedan estar en backstage, relacionando todo lo que ocurre ahí, los modelos publican las fotos más “privadas” en sus redes. Pero, por otro lado, también entiende el paso del tiempo y se adapta a esa nueva etapa. Preguntada por su carrera de presentadora dice que para ella la carrera de modelo tiene muchas aristas, por eso ha decido seguir este camino. Según ella lo importante es saber tomar la vida con una sonrisa y humildad, despertarse cada día con ganas de aprender algo nuevo y tener mucha ilusión por lo que se hace.

Desde siempre, Nieves ha querido que la gente viese, que detrás de una cara guapa, hay una personalidad interesante, sorprendente. Y, lo más curioso, cuenta que no se considera una mujer guapa. Sabe que es fotogénica y bajo de las manos de grandes profesionales se puede transformar delante la cámara. Pero detrás de todo aquello, hay una mujer normal, con sus inseguridades y complejos. No le tiene miedo al paso del tiempo. ¡Al revés! Está agradecida por poder ver las pequeñas arrugas, por poder envejecer y seguir viviendo estos momentos que le da la vida. Entonces, ¿Por qué ha decidido ser una embajadora de la marca relacionada con medicina estética? Dice que hay algunos tabúes que hay que romper y medicina estética es uno de ellos.

Las mujeres deben de entender que no hay nada malo en cuidarse, que debemos aprovechar la ciencia. No niega que se ha hecho algunos retoques, pero subraya que no pretende tener la cara de 20 años. Simplemente quiere cuidarse, envejecer de la manera agradable y sentirse bien en su cuerpo.

Es importante saber encontrar el término medio y no abusar de los tratamientos, y sobre todo estar seguros de que estamos en las manos de un buen especialista. Según Nieves debemos de tomar la belleza con menos seriedad, jugar con ella, divertirnos. Aprovechar cada situación para ponernos guapas y arreglarnos. Y no para otros: para nosotras mismas, para que estemos a gusto. 

¿Se arrepiente de algo la modelo? Sobre todo, de las cosas que no ha hecho, de no haber vivido ciertas experiencias. Pero los errores que ha cometido son unas lecciones que le han hecho ser quién es hoy y han definido su personalidad. ¿Y su mayor acierto? Todo lo que ha hecho, porque gracias a ello, después de 30 años de la carrera, va a trabajar con incluso más ilusión que al principio, con menos inseguridades, pisando más firme y levantándose cada día con ganas de aprender algo nuevo.

¿Cuál es el consejo de Nieves para no vivir belleza como si fuera un drama? Simplemente no hacerlo, porque todos tenemos algo bonito que mostrar. No debemos tenerle miedo al paso de tiempo. Aplaudamos que tenemos las arrugas, que envejecemos, que tenemos la suerte de vivir y de estar bien, de poder cuidarnos. Tenemos que ver lo afortunadas que somos y no hacer dramas innecesarios en nuestras vidas.

 

¿Te gustaría escuchar el podcast completo y conocer aún más curiosidades sobre Nieves Álvarez? Recuerda que está disponible también en:

Cesta de la compra

No hay ningún artículo añadido